411 Views |  Like

LA LÍNEA ENTRE SER FABULOSA Y SENTIRTE FABULOSA

Por Laura Peñaran

 

Este es un tema que seguramente ronda en la mente de muchas mujeres, me incluyo en este grupo y sé que quién está leyendo esto se siente parte.

Empecemos con el sentirte fabulosa, ¿cuántas veces te paras frente al espejo y te echas flores? es probable que cientos de mujeres hagan esto, pero también es probable que más de este ciento no lo hagan. Y sí, es algo que nos venden constantemente, el que siempre nos digamos cosas positivas a nosotras mismas para empezar bien el día, pero nuestra realidad es otra. Como mujeres tenemos grandes posibilidades de despertarnos con emociones diferentes todos los días y es que esa es nuestra realidad y nuestra decisión es si tomamos o dejamos esa emoción que tenemos al despertar. El sentir, es un gran desafío para nosotros, porque puede que en algún momento nos aceptemos tal y como somos o nos fijemos siempre en nuestros defectos, así que es una parte fundamental, el saber quererse y cuidarse desde adentro para poder reflejarlo, y no sólo es el decirte cosas bonitas, sino que también el consentirte o darte un respiro.

¿Cuánto tiempo te dedicas al día? ¿Cuántas veces te has sentido bien contigo misma? ¿Cuántas veces te has dedicado a proyectar tu verdadero yo? Desde estas acciones es en dónde comienzas a sentirte fabulosa para poder reflejarlo.

Una vez que comienzas a sentirte fabulosa empiezas a ser fabulosa, y es que creas una percepción nueva y diferente hacia las personas, ya que empiezas a reflejar el amor que te tienes, y esto sucede a través de tu mirada, de tus movimientos corporales, de la tonalidad de voz, de la forma en que te vistes, si te mueves segura y hasta cuando hablas con una persona si la miras a los ojos. Todo esto transmite mensajes a las personas que te rodean y comienzan a interpretarte ya sea como una persona con aspectos positivos o negativos, que claro está, es mejor que te perciban de manera positiva ya que te podrás abrir muchas puertas si logras este tipo de percepción.

Y ojo, no sólo se trata de parecer, si no de ser quien realmente eres, tu imagen debe ser coherente de acuerdo a tu personalidad y sobre todo tu esencia, pues de esta forma podrás ser fabulosa ante ti y ante los demás. Siempre recuerda que las máscaras son para los disfraces y tú no eres un disfraz, tú eres auténtica.